Los Altos del Golán y el Gobierno Uruguayo

 

¿Qué tiene que hacer Uruguay en conflictos de este tipo? ¿A quién beneficia mantener tropas en el lugar? Es paradójico que desde el mismo gobierno mayoritariamente se argumente en contra a la solicitud de enviar tropas uruguayas, sin embargo, se continúa enviando contingentes militares en nombre de la paz.

 

CHOQUE DE BLOQUES

El conflicto de los Altos del Golán se enmarca en el enfrentamiento de Israel con los árabes y en el expansionismo sionista en toda la zona de Medio Oriente. En 1967 Israel inició la ocupación de las tierras donde se encuentran los Altos del Golán, se produjeron varios enfrentamientos con las fuerzas sirias de la región provocando que gran cantidad de sirios emigraran de esas tierras. Entre intereses geopolíticos importantes y una misión de las Naciones Unidas que inclina la balanza en favor de Israel, Uruguay se alista para participar de un nuevo conflicto bélico internacional.

Luego de la ocupación de 1967, en 1981 Israel anexó internamente la región como tierra propia. Esto significó que, de forma unilateral, creara nueva legislación jurídica, un aparato administrativo e infraestructura para poder dominar la región. Esto llevó a que buena parte de la comunidad internacional (incluida la Organización de Naciones Unidas -ONU-) expresara un rechazo absoluto, que no fue cambiado hasta la actualidad.

Los bloques de poder que actualmente se enfrentan en el conflicto son, al menos, dos. Por un lado, encontramos el bloque encabezado por Israel, junto a Estados Unidos y Arabia Saudita, mientras del otro lado se encuentra Siria con el apoyo de Irán, Rusia y China. Es decir, si bien en lo particular es una disputa territorial y de recursos, no deja de estar enmarcada en un conflicto de poder global que busca ganar importantes posiciones geo estratégicas en Medio Oriente.

No es menor que en los últimos meses la posición de Estados Unidos, a través de su presidente Donald Trump, haya cambiado bastante. El movimiento táctico pasó de un mantenimiento de la situación (favorable a Israel) a un reconocimiento explícito, por parte de la diplomacia norteamericana, de esta región como tierra legalmente Israelí, Además de cambiar la situación diplomática, esta acción debe entenderse como parte del apoyo de Trump a la campaña política del presidente de Israel, Benjamin Netanyahu. Conjuntamente con lo antes mencionado, es un intento de avance de la diplomacia de Estados Unidos y sus aliados, para profundizar su dominio en la región.

 

¿Que busca Israel en lo Altos del Golán?

El Estado de Israel tiene dos intereses principales en esta zona. El primero es militar. Esta región se encuentra en una ubicación geográfica de importancia militar, ya que desde terrenos altos el ejército israelí puede mantener a raya a sus vecinos árabes, o incluso encabezar una mejor ofensiva hacia ellos. Desde los altos se pueden divisar fácilmente Jordania, Siria, Israel y el Líbano, lo que convierte al territorio en un enclave estratégico de suma importancia.

Por otra parte, se encuentra el factor hídrico. Debido a su altura, la región concentra un gran porcentaje de las precipitaciones de la zona y sus montañas nevadas en épocas de deshielo filtran gran cantidad de agua a los depósitos subterráneos. Toda esta zona se encuentra en medio de tierras áridas, por ende, la cantidad de agua que en ella se encuentra resulta vital para la actividad económica de la región.

En un contexto de falta de recursos el agua crece exponencialmente en valor, al tiempo que un tercio del agua consumida por el Estado de Israel proviene de allí. Este punto es de radical importancia, ya que en la zona norte de los altos pasan los ríos Dan, Hasbani y Banais que confluyen en la cuenca del Río Jordán, cauce de agua que alimenta a Israel, Jordania y Palestina. A su vez, al sur se encuentra el Lago Tiberiades, que concentra la mayor cantidad de agua de la zona. Esta excelente ubicación geográfica favorece el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas, que en países vecinos solo se consiguen con grandes inversiones de fondos.

 

El papel de los Drusos

Desde hace casi un milenio, dentro del territorio de los Altos del Golán habita una comunidad religiosa/cultural árabe conocidos como Drusos. Esta comunidad, dependiendo de donde se encuentre, adquiere una posición favorable o no al Estado de Israel. Se los considera un movimiento mayoritariamente pragmático que, dependiendo de la situación, actúa de una forma u otra.

La población que se encuentra en el Golán se ha negado sistemáticamente a adoptar la ciudadanía Israelí y se ha relacionado bastante bien con el gobierno Sirio. Sin embargo, en ocasiones ha funcionado de puente entre el gobierno de Israel y el Sirio. Así, los cerca de 20.000 Drusos que viven en la región juegan un papel importante y son tenidos en cuenta tanto por parte de Israel como por Siria.

Además de ser un conflicto entre los Estados de Siria e Israel, este conflicto ha tenido una connotación especialmente negativa para la población árabe que vive allí. Los que han sobrevivido a lo largo del tiempo tienen inmensas desventajas frente a los israelíes con los que conviven. Además de la inseguridad fruto de los conflictos armados, los árabes pagan, por ejemplo, impuestos por el uso del agua que los israelíes no, con todas las implicancias que esto tiene para una población que es esencialmente agrícola.

Cuando comenzó el conflicto, unos 140.000 árabes habitaban la zona. En la actualidad se transformaron en solo 6.500, debido a muertes y exilios por el conflicto. Usualmente los que allí quedaban podían comunicarse con sus familiares del lado sirio, pero desde el 2011, a partir del recrudecimiento del conflicto en Siria, esta posibilidad quedo anulada.

 

Envío de tropas beneficia la ocupación israelí.

En los últimos días se aprobó, por parte del gobierno de nuestro país, la solicitud de la ONU de enviar cerca de doscientos soldados uruguayos a los Altos del Golán para reforzar la “misión de paz” que tiene este organismo allí. La pregunta clavé para hacernos es cuál es el papel de los cascos azules de la ONU en esa región.

El primer punto de análisis es que, si bien la ONU está  integrada por representación de 198 países del mundo desde la Segunda Guerra Mundial, es decir desde sus inicios, la misma es gobernada por cinco países (EEUU, China, Rusia, Reino Unido y Francia) que integran de manera permanente el consejo de seguridad y tienen poder de veto. Estos cinco países serían entonces los encargados de “mantener la paz”, pero al mismo tiempo son los cinco mayores vendedores de armas del mundo e intervienen de manera implícita o explícita en la mayor cantidad de conflictos bélicos alrededor del mundo. Asimismo, son constantes las denuncias por violaciones de centenares de víctimas, en su mayoría mujeres y niños, de los países que sufren las intervenciones de la ONU. Esto hace sumamente cuestionable toda decisión de participar en una misión de este organismo.

En cuanto al conflicto puntual, desde la diplomacia estadounidense se estableció hace décadas el trazado de una zona de amortiguación del conflicto y se creyó conveniente que allí estén presentes las tropas de la ONU. Ahí es donde participará el contingente uruguayo. Esta zona de amortiguación lo único que logró, de hecho, es mantener incambiada la situación de anexión del territorio al Estado israelí. Es decir, las misiones de los cascos azules allí han asegurado implícitamente de que todo siga igual, que el territorio y el control de los recursos naturales siga en manos de Israel.

 

Ivan Lovrich

 

Fuentes:

https://www.infobae.com/opinion/2019/03/28/entendiendo-el-conflicto-por-los-altos-del-golan/

https://www.france24.com/es/20190327-altos-golan-joya-estrategica-israel

https://elordenmundial.com/responsabilidad-internacional-ante-la-represion-territorial-los-altos-del-golan-y-el-sahara-occidental/

https://elordenmundial.com/el-desgaste-economico-en-los-territorios-arabes-ocupados-cisjordania-y-gaza/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-47724707

https://elordenmundial.com/los-drusos-solo-fieles-mismos/

https://palestinalibre.org/articulo.php?a=64680

 

 

 

Los Altos del Golán y el Gobierno Uruguayo

 

¿Qué tiene que hacer Uruguay en conflictos de este tipo? ¿A quién beneficia mantener tropas en el lugar? Es paradójico que desde el mismo gobierno mayoritariamente se argumente en contra a la solicitud de enviar tropas uruguayas, sin embargo, se continúa enviando contingentes militares en nombre de la paz.

 

CHOQUE DE BLOQUES

El conflicto de los Altos del Golán se enmarca en el enfrentamiento de Israel con los árabes y en el expansionismo sionista en toda la zona de Medio Oriente. En 1967 Israel inició la ocupación de las tierras donde se encuentran los Altos del Golán, se produjeron varios enfrentamientos con las fuerzas sirias de la región provocando que gran cantidad de sirios emigraran de esas tierras. Entre intereses geopolíticos importantes y una misión de las Naciones Unidas que inclina la balanza en favor de Israel, Uruguay se alista para participar de un nuevo conflicto bélico internacional.

Luego de la ocupación de 1967, en 1981 Israel anexó internamente la región como tierra propia. Esto significó que, de forma unilateral, creara nueva legislación jurídica, un aparato administrativo e infraestructura para poder dominar la región. Esto llevó a que buena parte de la comunidad internacional (incluida la Organización de Naciones Unidas -ONU-) expresara un rechazo absoluto, que no fue cambiado hasta la actualidad.

Los bloques de poder que actualmente se enfrentan en el conflicto son, al menos, dos. Por un lado, encontramos el bloque encabezado por Israel, junto a Estados Unidos y Arabia Saudita, mientras del otro lado se encuentra Siria con el apoyo de Irán, Rusia y China. Es decir, si bien en lo particular es una disputa territorial y de recursos, no deja de estar enmarcada en un conflicto de poder global que busca ganar importantes posiciones geo estratégicas en Medio Oriente.

No es menor que en los últimos meses la posición de Estados Unidos, a través de su presidente Donald Trump, haya cambiado bastante. El movimiento táctico pasó de un mantenimiento de la situación (favorable a Israel) a un reconocimiento explícito, por parte de la diplomacia norteamericana, de esta región como tierra legalmente Israelí, Además de cambiar la situación diplomática, esta acción debe entenderse como parte del apoyo de Trump a la campaña política del presidente de Israel, Benjamin Netanyahu. Conjuntamente con lo antes mencionado, es un intento de avance de la diplomacia de Estados Unidos y sus aliados, para profundizar su dominio en la región.

 

¿Que busca Israel en lo Altos del Golán?

El Estado de Israel tiene dos intereses principales en esta zona. El primero es militar. Esta región se encuentra en una ubicación geográfica de importancia militar, ya que desde terrenos altos el ejército israelí puede mantener a raya a sus vecinos árabes, o incluso encabezar una mejor ofensiva hacia ellos. Desde los altos se pueden divisar fácilmente Jordania, Siria, Israel y el Líbano, lo que convierte al territorio en un enclave estratégico de suma importancia.

Por otra parte, se encuentra el factor hídrico. Debido a su altura, la región concentra un gran porcentaje de las precipitaciones de la zona y sus montañas nevadas en épocas de deshielo filtran gran cantidad de agua a los depósitos subterráneos. Toda esta zona se encuentra en medio de tierras áridas, por ende, la cantidad de agua que en ella se encuentra resulta vital para la actividad económica de la región.

En un contexto de falta de recursos el agua crece exponencialmente en valor, al tiempo que un tercio del agua consumida por el Estado de Israel proviene de allí. Este punto es de radical importancia, ya que en la zona norte de los altos pasan los ríos Dan, Hasbani y Banais que confluyen en la cuenca del Río Jordán, cauce de agua que alimenta a Israel, Jordania y Palestina. A su vez, al sur se encuentra el Lago Tiberiades, que concentra la mayor cantidad de agua de la zona. Esta excelente ubicación geográfica favorece el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas, que en países vecinos solo se consiguen con grandes inversiones de fondos.

 

El papel de los Drusos

Desde hace casi un milenio, dentro del territorio de los Altos del Golán habita una comunidad religiosa/cultural árabe conocidos como Drusos. Esta comunidad, dependiendo de donde se encuentre, adquiere una posición favorable o no al Estado de Israel. Se los considera un movimiento mayoritariamente pragmático que, dependiendo de la situación, actúa de una forma u otra.

La población que se encuentra en el Golán se ha negado sistemáticamente a adoptar la ciudadanía Israelí y se ha relacionado bastante bien con el gobierno Sirio. Sin embargo, en ocasiones ha funcionado de puente entre el gobierno de Israel y el Sirio. Así, los cerca de 20.000 Drusos que viven en la región juegan un papel importante y son tenidos en cuenta tanto por parte de Israel como por Siria.

Además de ser un conflicto entre los Estados de Siria e Israel, este conflicto ha tenido una connotación especialmente negativa para la población árabe que vive allí. Los que han sobrevivido a lo largo del tiempo tienen inmensas desventajas frente a los israelíes con los que conviven. Además de la inseguridad fruto de los conflictos armados, los árabes pagan, por ejemplo, impuestos por el uso del agua que los israelíes no, con todas las implicancias que esto tiene para una población que es esencialmente agrícola.

Cuando comenzó el conflicto, unos 140.000 árabes habitaban la zona. En la actualidad se transformaron en solo 6.500, debido a muertes y exilios por el conflicto. Usualmente los que allí quedaban podían comunicarse con sus familiares del lado sirio, pero desde el 2011, a partir del recrudecimiento del conflicto en Siria, esta posibilidad quedo anulada.

 

Envío de tropas beneficia la ocupación israelí.

En los últimos días se aprobó, por parte del gobierno de nuestro país, la solicitud de la ONU de enviar cerca de doscientos soldados uruguayos a los Altos del Golán para reforzar la “misión de paz” que tiene este organismo allí. La pregunta clavé para hacernos es cuál es el papel de los cascos azules de la ONU en esa región.

El primer punto de análisis es que, si bien la ONU está  integrada por representación de 198 países del mundo desde la Segunda Guerra Mundial, es decir desde sus inicios, la misma es gobernada por cinco países (EEUU, China, Rusia, Reino Unido y Francia) que integran de manera permanente el consejo de seguridad y tienen poder de veto. Estos cinco países serían entonces los encargados de “mantener la paz”, pero al mismo tiempo son los cinco mayores vendedores de armas del mundo e intervienen de manera implícita o explícita en la mayor cantidad de conflictos bélicos alrededor del mundo. Asimismo, son constantes las denuncias por violaciones de centenares de víctimas, en su mayoría mujeres y niños, de los países que sufren las intervenciones de la ONU. Esto hace sumamente cuestionable toda decisión de participar en una misión de este organismo.

En cuanto al conflicto puntual, desde la diplomacia estadounidense se estableció hace décadas el trazado de una zona de amortiguación del conflicto y se creyó conveniente que allí estén presentes las tropas de la ONU. Ahí es donde participará el contingente uruguayo. Esta zona de amortiguación lo único que logró, de hecho, es mantener incambiada la situación de anexión del territorio al Estado israelí. Es decir, las misiones de los cascos azules allí han asegurado implícitamente de que todo siga igual, que el territorio y el control de los recursos naturales siga en manos de Israel.

 

Ivan Lovrich

 

Fuentes:

https://www.infobae.com/opinion/2019/03/28/entendiendo-el-conflicto-por-los-altos-del-golan/

https://www.france24.com/es/20190327-altos-golan-joya-estrategica-israel

https://elordenmundial.com/responsabilidad-internacional-ante-la-represion-territorial-los-altos-del-golan-y-el-sahara-occidental/

https://elordenmundial.com/el-desgaste-economico-en-los-territorios-arabes-ocupados-cisjordania-y-gaza/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-47724707

https://elordenmundial.com/los-drusos-solo-fieles-mismos/

https://palestinalibre.org/articulo.php?a=64680